12423

Monumental

Si algo caracteriza al siglo XVI, a ésta época de inusitada actividad, es la gran euforia constructiva  que se vive en el ámbito de los retablos. En Oñati resulta indispensable la visita a la universidad "Sancti Spiritus", iglesia parroquial "San Miguel" y monasterio de Bidaurreta, para poder admirar nuestros retablos renacentistas.

Si algo caracteriza al siglo XVI, a ésta época de inusitada actividad, es la gran euforia constructiva  que se vive en el ámbito de los retablos lo que favorece la llegada de artistas franceses además de la intervención de importantes escultores castellanos.

En Oñati resulta indispensable la visita a la capilla de la Piedad, situada en el interior de la Parroquia de San Miguel. No muy lejos, en el edificio de la universidad, su capilla alberga una obra maestra de mediados del siglo XVI. Nos referimos al retablo dedicado a san Miguel y al Espíritu Santo. La iglesia del Monasterio de Bidaurreta alberga también un buen ejemplo de la retablística del primer renacimiento.

Retablo de la capilla de la piedad de la parroquia de San Miguel de Oñati.

El oñatiarra Rodrigo Mercado de Zuazola, que fuera presidente de la Chancillería de Granada y luego, obispo de Ávila, mandó construir esta capilla que se nos muestra como un compendio de las artes del siglo XVI.

El conjunto de esta joya del primer renacimiento lo podemos descubrir en la capilla lateral del altar mayor  de la parroquia. Está compuesto por el mausoleo en mármol del obispo, rejas platerescas y por el retablo. Este último se trata de un extraordinario trabajo de talla en madera trazado por el vallisoletano Gaspar de Tordesillas que representa escenas de la Pasión de Jesús y de la vida de María.

La contemplación de éste retablo no nos deja impasible, el artista nos deleita con su decoración delicada a base de grutescos a candelieri, cabezas de ángeles, veneras y monstruos alados.

Retablo de la universidad Sancti Spiritus de Oñati

sancti-spiritus-capilla

Retablo de la universidad Sancti Spiritus la financia el obispo oñatiarra Rodrigo Mercado de Zuzazola. Su construcción no sólo supone la introducción de las ideas humanistas en nuestra comarca, sino también la materialización de la corriente artística del siglo XVI, el renacimiento.

Después del esplendor escultórico en la fachada, la capilla de la universidad esconde otra obra maestra. Se trata del retablo renacentista de mediados del siglo XVI atribuible al francés Pierre Picart.

De estructura clara y regular, sobresalen las imágenes situadas en las hornacinas de la calle central. San miguel con el dragón, la venida del Espíritu Santo, titular de la capilla y de la universidad, y la asunción de María rodeada por pequeños angelitos. El movimiento de los plieges y de las figuras confieren al cojunto gran dinamismo, cercano ya al estilo manierista.

Bidaurreta Monastegia
Bidaurreta Monastegia

Retablo de la iglesia del monasterio de Bidaurreta

Juan Lopez de Lazarraga y su mujer, Juana de Gamboa, fundan a principios del siglo XVI el Monasterio de clarisas franciscanas de Bidaurreta. Con él edifican el primer  monasterio femenino de Gipuzkoa y además crean el marco ideal para albergar su sepultura.

El altar mayor de esta acogedora iglesia se decora desde 1533 hasta 1753. Realizado por el oñatiarra Juan de Olazarán, hoy en día es posible verlo en el crucero.

En el primer y segundo cuerpo aparecen, bajo arcos aconchados, escenas en relieve del nuevo y antiguo testamento. En el centro la escena protagonista es el calvario con la Virgen, el Señor y San Juan. En todas ellas se aprecia el gusto renacentista en la talla de paños y cabezas.

No podemos pasar de alto resaltar el ingenio del artista a la hora de realizar los apóstoles de la predela. Los dispone en grupos de tres y cada uno con su atributo: San Pedro con la llave, Santiago con el báculo y sombrero de peregrino, San Juan con el cáliz… y sobre ellos bellas cabezas de ángeles alados.

Arte Culture Entertainment Travelling Visitas guiadas
Map